Humano

Las discriminaciones las hemos dividido por parcelas para poder gestionarlas... Seguramente porque el darnos cuenta de cada una de ellas, que ha sido hasta el momento un proceso de desvelamiento gradual, se va dando en relación a nuestro grado de despertar hacia una consciencia más universal. Es decir, una consciencia en la que nuestra percepción pueda incorporar todos los puntos de vistas y observar los escenarios que experimentamos más allá de la literalidad de ese tejido, más allá de la forma. En donde se comienza a percibir cada forma de vida como campos de energía manifestados en las distintas fases del tiempo evolutivo. Y en donde comenzamos a reconocernos en cada uno de esos hilos de tiempos experimentados; llámese piedra, flor, insecto, ave, pez, mono, perro, gato, humano, etc. Desde esa mirada, la discriminación es y siempre ha sido única... Cuando no acepto a una persona por su diferencia ya sea por religión, género, sexualidad, lengua, filosofía, color, opinión, etc. en realidad lo que estoy haciendo es rechazar una parte de mí mismo y ser un agente de perpetuación del caos y la violencia; incluso aunque yo pertenezca a una de esas categorías compartimentadas de discriminación. Lo mismo ocurre, cuando yo, por mi ignorancia, no reconozco la supremacía de todos los seres (sobretodo pienso en este momento en los animales y las plantas) y a esa parte de mí que -en este juego evolutivo- sólo en apariencia está separado de mí mismo. Herir o Comer a cualquier Ser Vivo, es herirnos o comernos a nosotros mismos. La lágrima de una vaca, es -literalmente- la misma lágrima que brota de mis ojos cuando siento dolor... El miedo es el mismo miedo… El ego es el mismo ego... Ya es hora de que hagamos una Única Campaña; la Campaña de Unificación... En la que nombrar Humanidad es incluso incluir, como singularidad a la vez que totalidad, a un grano de arena. Las verdaderas elecciones se ganan en las acciones y decisiones que elegimos momento a momento; respiración a respiración tanto en los ámbitos público como privado... y esa elección la gana cada ser humano a través de su desarrollo y reflexión.Las discriminaciones las hemos dividido por parcelas para poder gestionarlas. Seguramente porque el darnos cuenta de cada una de ellas, que ha sido hasta el momento un proceso de desvelamiento gradual, se va dando en relación a nuestro grado de despertar hacia una consciencia más universal. Es decir, una consciencia en la que nuestra percepción pueda incorporar todos los puntos de vistas y observar los escenarios que experimentamos más allá de la literalidad de ese tejido, más allá de la forma. En donde se comienza a percibir cada forma de vida como campos de energía manifestados en las distintas fases del tiempo evolutivo. Y en donde comenzamos a reconocernos en cada uno de esos hilos de tiempos experimentados; llámese piedra, flor, insecto, ave, pez, mono, perro, gato, humano, etc.

Desde esa mirada, la discriminación es y siempre ha sido única. Cuando no acepto a una persona por su diferencia ya sea por religión, género, sexualidad, lengua, filosofía, color, opinión, etc. en realidad lo que estoy haciendo es rechazar una parte de mí mismo y ser un agente de perpetuación del caos y la violencia; incluso aunque yo pertenezca a una de esas categorías compartimentadas de discriminación. Lo mismo ocurre, cuando yo, por mi ignorancia, no reconozco la supremacía de todos los seres (sobretodo pienso en este momento en los animales y las plantas) y a esa parte de mí que -en este juego evolutivo- sólo en apariencia está separado de mí mismo.

Las discriminaciones las hemos dividido por parcelas para poder gestionarlas... Seguramente porque el darnos cuenta de cada una de ellas, que ha sido hasta el momento un proceso de desvelamiento gradual, se va dando en relación a nuestro grado de despertar hacia una consciencia más universal. Es decir, una consciencia en la que nuestra percepción pueda incorporar todos los puntos de vistas y observar los escenarios que experimentamos más allá de la literalidad de ese tejido, más allá de la forma. En donde se comienza a percibir cada forma de vida como campos de energía manifestados en las distintas fases del tiempo evolutivo. Y en donde comenzamos a reconocernos en cada uno de esos hilos de tiempos experimentados; llámese piedra, flor, insecto, ave, pez, mono, perro, gato, humano, etc. Desde esa mirada, la discriminación es y siempre ha sido única... Cuando no acepto a una persona por su diferencia ya sea por religión, género, sexualidad, lengua, filosofía, color, opinión, etc. en realidad lo que estoy haciendo es rechazar una parte de mí mismo y ser un agente de perpetuación del caos y la violencia; incluso aunque yo pertenezca a una de esas categorías compartimentadas de discriminación. Lo mismo ocurre, cuando yo, por mi ignorancia, no reconozco la supremacía de todos los seres (sobretodo pienso en este momento en los animales y las plantas) y a esa parte de mí que -en este juego evolutivo- sólo en apariencia está separado de mí mismo. Herir o Comer a cualquier Ser Vivo, es herirnos o comernos a nosotros mismos. La lágrima de una vaca, es -literalmente- la misma lágrima que brota de mis ojos cuando siento dolor... El miedo es el mismo miedo… El ego es el mismo ego... Ya es hora de que hagamos una Única Campaña; la Campaña de Unificación... En la que nombrar Humanidad es incluso incluir, como singularidad a la vez que totalidad, a un grano de arena. Las verdaderas elecciones se ganan en las acciones y decisiones que elegimos momento a momento; respiración a respiración tanto en los ámbitos público como privado... y esa elección la gana cada ser humano a través de su desarrollo y reflexión.

La Inocencia solo puede ser (Ad)Mirada por la Inocencia.

Herir o Comer a cualquier Ser Vivo, es herirnos o comernos a nosotros mismos. La lágrima de una vaca, es -literalmente- la misma lágrima que brota de mis ojos cuando siento dolor… El miedo es el mismo miedo… El ego es el mismo ego…

Ya es hora de que hagamos una Única Campaña; la Campaña de Unificación… En la que nombrar Humanidad es incluso incluir, como singularidad a la vez que totalidad, a un grano de arena. Las verdaderas elecciones se ganan en las acciones y decisiones que elegimos momento a momento; respiración a respiración tanto en los ámbitos público como privado… y esa elección la gana cada ser humano a través de su desarrollo y reflexión.

Author: laconjunciónY

laconjunciónY es un laboratorio para la investigación de la imaginación que experimenta sobre tres pilares fundamentales: Arte, Neurociencia y Consciencia Eco-Lógica. C de colaboración, Y de vínculos y enlaces hacia todo e incluso lo imposible. Nace de la metáfora del rizoma. Esa raicilla aérea que no crea profundidad de tierra, sino que se ramifica de manera horizontal. En esa horizontalidad cada raíz, frágil en sí misma, se conecta una con otra creando un entramado poderoso. Es en su fragilidad donde reside su fuerza. El rizoma, entonces, es la conjunción Y una y mil veces; Y… Y… Y… Tejidos de vínculos y enlaces que potencia lo múltiple y lo diverso y, sobretodo, con la convicción de que nuestra unión, nuestra fuerza está en cómo ponemos a conversar nuestras diferencias…  para crear crear crecer creer y crear. laconjunciónY son Candela Olarte y Deborah Elías

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *