VOZ: Cartografías Sonoras

por Fátima Cué

“La voz como proceso fisiológico compromete todo el organismo y lo proyecta en el espacio. La voz es una prolongación de nuestro cuerpo. Nos da la posibilidad de intervenir de un modo concreto, incluso a distancia. Como una mano invisible, la voz se extiende más allá de nuestro cuerpo y actúa, y todo nuestro cuerpo vive y participa en esta acción. El cuerpo es la parte visible de la voz y puede verse dónde y cómo nace el impulso que se convertirá en sonido y palabra. La voz es cuerpo invisible que obra en el espacio. No existe separación ni dualidad: voz y cuerpo. Existen solamente acciones y reacciones que comprometen a nuestro organismo en su totalidad”  Eugenio Barba

 

VOZ: Cartografías Sonoras

Continuamente usamos nuestra voz para comunicarnos, para expresarnos. Rescataremos herramientas para afrontar nuestra cotidianidad desde otro lugar, más libre, más sano. Buscaremos, indagaremos, nadaremos en nuestros propios límites vocales. De esta manera permitiremos fortalecernos y por lo tanto fortalecer nuestra voz para cada espacio y momento diferente: para el trabajo, para presentaciones públicas, para la música, para el teatro. Destaparemos nuestra estructura. Moldearemos nuestro cuerpo, lo ablandaremos, para permitir que nuestra estructura sea capaz de dejarnos expresar lo que sentimos.

 

Metodología del ENTRENAMIENTO:

La física ha establecido que para que exista sonido se requieren tres elementos: un cuerpo que vibre, un soporte físico por el que pueda transmitirse, y una caja de resonancia que amplifique esas vibraciones, permitiendo que sean percibidas por el oído.

Nuestra caja de resonancia es nuestro cuerpo, nuestra alma. Para ello hemos de preparar nuestro instrumento, para que suene. Y una vez que suene, para encontrar todas sus posibilidades… y componer, y crear.

 

Dispondremos de distintas HERRAMIENTAS para la “puesta en marcha”:

  • Entrenamiento físico gimnástico
  • La respiración. Es la que nos permitirá llegar a aquellos lugares más internos, donde el cuerpo físico no puede acceder. Trabajaremos una respiración saludable para nuestra cotidianidad y a partir de ahí, provocaremos y forzaremos otro tipo de respiración que nos llevará a otras sonoridades, a otros lugares.
  • trabajo de los resonadores de Grotowski, del trabajo de los impulsos internos y externos para acceder a niveles más internos.
  • Un atlas del cuerpo humano será una guía para viajar con nuestra voz por diferentes partes de nuestro cuerpo y así ubicar las distintas voces que vayan surgiendo y sus distintas funcionalidades. Nuestro cuerpo es un universo en sí, por lo que el viaje sonoro va a ser movilizador. Transitaremos lugares que nos generarán sensaciones de todo tipo agradables o no. Intentaremos ubicarlas para tomar conciencia del lugar por el que estamos transitando. Vamos a viajar por la piel, la sangre, los músculos, pulmones, riñones, corazón, bazo, hígado, células, vacíos, etc… y encontraremos las distintas sonoridades que en cada uno de esos lugares podemos generar.
  • Los cantos. Trabajaremos la voz como canal de expresión y comunión a través de los cantos. Los cantos son una celebración de la vida, del amor a los elementos y a la madre tierra. Crearemos nuestros ícaros personales.
  • Creación de partituras y cartografías sonoras: nos serviremos de la pintura, la escultura, la música, grabaciones, video, etc. para registrar toda nuestra investigación sonora
  • El exterior, el otro. “Pescaremos” sonidos que están más allá de las fronteras de nuestro cuerpo. Nos encontraremos con el otro, con el espacio, con el tiempo…con lo otro. Para proyectarlo y ubicarlo en nuestro cuerpo y establecer juegos de comunicación y comunión entre lo de afuera y lo de dentro.

Author: laconjunciónY

laconjunciónY es un laboratorio para la investigación de la imaginación que experimenta sobre tres pilares fundamentales: Arte, Neurociencia y Consciencia Eco-Lógica. C de colaboración, Y de vínculos y enlaces hacia todo e incluso lo imposible. Nace de la metáfora del rizoma. Esa raicilla aérea que no crea profundidad de tierra, sino que se ramifica de manera horizontal. En esa horizontalidad cada raíz, frágil en sí misma, se conecta una con otra creando un entramado poderoso. Es en su fragilidad donde reside su fuerza. El rizoma, entonces, es la conjunción Y una y mil veces; Y… Y… Y… Tejidos de vínculos y enlaces que potencia lo múltiple y lo diverso y, sobretodo, con la convicción de que nuestra unión, nuestra fuerza está en cómo ponemos a conversar nuestras diferencias…  para crear crear crecer creer y crear. laconjunciónY son Candela Olarte y Deborah Elías

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *